Ha llegado el solsticio de verano

Los que me conocen saben que unos de mis grandes sueños es pasar un solsticio de verano en Dinamarca, de hecho está en mi Bucket list (cosas que quiero hacer antes de morir), por ello este día me parece tan especial que no puedo dejarlo pasar por alto y senti la necesidad de escribir sobre ello.

Que es el solsticio de verano?

Momento del año en que el Sol, en su movimiento aparente, pasa por uno de los puntos de la eclíptica más alejados del ecuador y en el que se da la máxima diferencia de duración entre el día y la noche.
Según la Revista Marie Claire este es el top 5 de los mejores lugares para pasar el solsticio de verano:

1. Stonehenge

Estas enormes piedras colocadas en disposición circular son el pretexto perfecto para congregarse y adorar al sol en la noche más corta del año. Desde 1905, Stonehenge se ha convertido en uno de los lugares más representativos para celebrar el solsticio.

2. Teotihuacán

Aunque sea más usual pasar el equinoccio de primavera en Teotihuacán, también se acostumbra pasar el 21 de junio en la cima de la Pirámide de la Luna para ‘absorber energías’.

3. Helsinki

En los países escandinavos, sobre todo en Finlanda, las celebraciones del solsticio son muy importantes. Si tenemos en cuenta sus largos y oscuros inviernos, tener la mayor duración de rayos solares en un día es un evento de alegría. En la capital finlandesa se acostumbra salir a la calle, encender fogatas y hacer barbacoas.

4. Barcelona 

El 21 de junio se celebra en España la ‘Fiesta de San Juan’, una festividad de origen pagano en la que se acostumbra encender fogatas. Se piensa que las personas que contemplan el fuego el día del solsticio se purifican del alma. Te recomendamos ir a Barcelona, ya que además de las hogueras suele haber fuegos pirotécnicos.

5. Seattle

En esta ciudad estadounidense se lleva a cabo el ‘Fremont Solstice Parade‘, un desfile con bailarines, músicos, botargas y cientos de ciclistas desnudos con la piel pintada. Un evento que fomenta el arte y las expresiones artísticas en Seattle.

TRADICIONES

En Europa, ante la llegada de los solsticios, y desde tiempos prerromanos, se han realizado diversas celebraciones rituales encendiendo hogueras.

En el solsticio de diciembre (invierno en el hemisferio norte), se celebraba el regreso del Sol, en especial en las culturas romana y celta: a partir de esta fecha, los días empezaban a alargarse, y esto se asociaba a un triunfo del Sol sobre las tinieblas, que se celebraba encendiendo fuegos. En el solsticio de junio (verano en el hemisferio norte), se pueden citar las famosas hogueras de San Juan, que tienen lugar en la costa española, para celebrar el solsticio de verano. Éstas provienen de festividades anteriores al cristianismo, aunque actualmente se celebren con ese nombre.

La hoguera de San Juan se enmarca dentro de las celebraciones que tienen como centro el solsticio estival y constituyen el comienzo de un tiempo fundamental para la subsistencia de las sociedades antiguas y modernas, puesto que es el momento de la recolección de las cosechas. El fuego es un elemento purificador, liberador y regenerador, desde antiguo se apelaba a él para librase de numerosos males, desde la brujería pasando por los malos espíritus hasta las plagas sobre las cosechas. También posee el fuego la facultad de ahuyentar al rayo, el granizo o las tormentas, como vemos son en ocasiones los propios elementos los que se creen de utilidad para librarse de otros fenómenos. Las ramas quemadas en los festivales de fuego se solían guardar en las casas, al creerse que se preservaba así al hogar del poder destructivo de las llamas. Cuando en los diversos lugares de Europa aparecían epidemias que atacaban a los animales domésticos como la vaca, el caballo o el cerdo se encendían un tipo de fuegos que se denominan de auxilio. Son cuantiosos los pueblos que encienden hogueras y hacen pasar por delante de ellas a toda la cabaña del pueblo, en un afán purificador. Saltar sobre las hogueras, pisar las cenizas aún candentes, danzar a su alrededor, hacer pasar junto a ellas a la cabaña o llevar el fuego por los campos de cultivo del pueblo para purificar la cosecha, son prácticas que aún hoy se conservan en ciertas zonas europeas, el sol de San Juan quita el reúma y alivia el mal. En la noche de San Juan se intenta que el sol brille con fuerza durante la estación que comienza para facilitar la maduración de los frutos y la recogida fructífera de las cosechas. Es, por tanto, el astro el principal protagonista.

Durante el desarrollo de esta fiesta se aprovechaba para cortejar a las mozas de cada uno de los pueblos, pues existía la costumbre de enramar, colocar ramas de chopo o aliso de bella estampa en la ventana de aquella moza que se quería honrar, siendo interesantes las disputas entre las jóvenes por quién de ellas tenía el ramo más hermoso; además no termina ahí el ritual floral, sino que en el centro del pueblo se suele colocar un gran ramo o incluso un árbol. Pero en esta noche se ha de tener verdadero cuidado y no despertar las iras de los elementos.

En fin a mi me parece algo super cool, simple, natural para disfrutar y celebrar.

Bueno por aqui seguimos con el plan de celebrarlo aunque sea una vez en la vida, son de esas experiencias que vale la pena vivir a mi entender.

Hasta la próxima aventura, amigos!!! les quiero.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s